Sabías Que…

El caso más antiguo de catarata documentado de la historia, se encontró en Egipto, en 1860. Se trata de una pequeña estatua, muy bien conservada, que se encontró en Saqqara. Data de la 5ª dinastía (2457-2467 A.C.) y representa una figura masculina, el sacerdote Ka-aper, llamado también Cheikh el-Beled. En la estatua se puede observar un reflejo pupila blanquecino en el ojo izquierdo (leucocoria). Este hallazgo, en un hombre entrado en años, probablemente represente una catarata madura. La estatua se encuentra actualmente en el Museo Egipcio de El Cairo.

101644890egpytian_museum_cairo_2035

Pterigión: Lo que necesita saber…

Se conoce así al crecimiento anormal de la conjuntiva (capa vascular que cubre la pared blanca del ojo ó esclera) y que con el tiempo puede ir proyectándose sobre la córnea (ver imagen). Es de naturaleza benigna, sin embargo los síntomas asociados a su crecimiento pueden llegar a ser muy molestos: comezón, ardor, lagrimeo y sensación de cuerpo extraño son los más frecuentes. Además el paciente aqueja enrojecimiento del ojo a predominio del área ocupada por la lesión. Cuando el pterigión ha crecido lo suficiente y se acerca al eje visual (pupila), puede provocar cambios en la visión. Su crecimiento usualmente es lento, sin embargo la exposición a luz solar, polvo, contaminación, etc. pueden acelerarlo. Muchos pacientes se manifiestan asintomáticos, pero buscan una solución cosmética al problema.

Aunque el nombre suena exótico, el pterigión no es raro. Es más frecuente en climas calurosos y en zonas donde la exposición a la luz UV del sol es mayor. El usar anteojos con protección UV y sombrero de ala ancha puede reducir el riesgo de aparición, y en aquellos pacientes que ya lo tienen, disminuir los síntomas relacionados a su inflamación.

El pterigión se clasifica en 4 grados (Iº-IVº) dependiendo de su extensión. El grado I puede ser manejado médicamente, con antiinflamatorios y sustitutos lagrimales. La solución para las lesiones de mayor tamaño es quirúrgica. La técnica cual demanda no solamente la resección de la “carnosidad”, si no además, la colocación de un autoinjerto de conjuntiva sana. Esto asegura un mejor resultado estético y disminuye considerablemente el riesgo de re-crecimiento.

Para mayor información, visítenos en www.cirujanosoftalmologos.com.mx

PTG PTG1 PTG2 PTG4

Cuestión de edad…

La degeneración macular relacionada a la edad (DMRE) es una enfermedad de origen aún desconocido, considerada actualmente como la causa más importante de ceguera legal en personas mayores de 65 años.

El envejecimiento progresivo de la población, hace que esta enfermedad se convierta en un problema creciente de salud pública.

Existen dos formas de la enfermedad: la forma seca y la húmeda. La DMRE húmeda constituye el 10% de la enfermedad, pero determina el 90% de pérdida visual central severa. Es la primera causa de ceguera legal en mayores 50 años. Consiste en un adelgazamiento y desorganización progresiva de la arquitectura de la retina central (mácula), responsable de la visión fina, con la subsecuente aparición de vasos sanguíneos aberrantes que producen hemorragias y cicatrices fibróticas. Esto producirá una limitación visual importante de no interferir en la historia natural de la enfermedad.

Son considerados como factores de riesgo para el desarrollo de la enfermedad: la edad (más de 60), el género (se ha descrito como más frecuente en las mujeres), raza (blanca), deficiencias de micronutrientes, tabquismo, hipertensión arterial y antecedentes familiares de la enfermedad.

El tratamiento que su oftalmólogo pueda ofrecerle, buscará limitar el daño que se produce, con la intención de preservar la mejor visión posible. Consulte con su médico ya!

Hemorragia extensa por debajo de la retina central

Hemorragia extensa por debajo de la retina central

Depósitos de una sustancia de desecho llamada lipofuccina

Depósitos de una sustancia de desecho llamada lipofuccina

Cicatriz fibrosa en la retina central

Cicatriz fibrosa en la retina central

Nunca es tarde…

La retinopatía diabética es una complicación de la diabetes mellitus y una de las primeras causas de ceguera a nivel mundial. Constituye un verdadero problema de salud pública, y su control es uno de los objetivos del programa VISIÓN 20/20 de la OMS. La retinopatía diabética puede afectar al diabético de cualquier grupo de edad y ya sea que su enfermedad sea de tipo 1 ó 2. Muchas veces es silenciosa y se manifiesta por una disminución brusca de la visión, generalmente relacionada a una hemorragia procedente de la retina. Puede asociarse también a desprendimientos de retina y glaucoma (elevación de la presión intraocular). En estos casos el manejo es muchas veces quirúrgico, pero si la detección es temprana, puede bastar con un buen control de la glucosa, para evitar complicaciones futuras. Si Ud. es diabético acuda con su oftalmólogo, nunca es tarde…

http://www.cirujanosoftalmologos.com.mx

Sin título Sin título1